Google Rebotando de una cosa a otra: diciembre 2011
Rebotando de una cosa a otra

Literatura, cine, cómics, televisión, música, amigurumis, anime, antropología barata, opiniones y todo lo que se me ocurra.

jueves, 29 de diciembre de 2011

Dos chicas sin blanca: regresando a los años 90

¡Reivindiquemos de una vez los chistes fáciles sobre caca, culo, pedo, pis, tetas, pene y vagina!. Recordemos cuanto disfrutábamos con Matrimonio con hijos e Infelices para siempre, dos series clónicas centradas en sendas familias desestructuradas en las que todos sus miembros estaban cansados de soportarse unos a otros. Ahora, como para rememorar esas series, ha llegado Dos chicas sin blanca (2 broke girls)

Photobucket
La serie cuenta la historia de la cínica y amargada Max (Kat Denning), una veinteañera que trabaja como camarera en una cafetería cutre en la que, además, vende sus cupcackes y que pese a toda su mala leche termina acogiendo en su casa a su nueva compañera de trabajo: Caroline Channing (Beth Behrs), una rica heredera que de la noche a la mañana lo pierde todo al ser acusado su padre de estafa. La rubia, que tiene ambiciones de empresaria, tratará de convencer a Max de comercializar sus magdalenas y abrir su propio negocio juntas.
Dos chicas sin blanca comparte mucho con las otras dos series mencionadas: una estética cutre y fea compuesta por escenarios de cartón-piedra y el retrato de una realidad desagradable, aunque sin llegar a la crítica social, que esto tampoco es TV de arte y ensayo.
La principal diferencia es que la dinámica de esta serie es la de "la extraña pareja", las dos protagonistas no podían ser más diferentes. Mientras que Caroline intenta que las cosas cambien a mejor con su entusiasmo e inteligencia, es rubia e ingenua pero no tonta, Max  se dedica a hacer gala de su mala leche y su eterna depresión a través de su cinismo y sus traumas.
Además, la serie hace muchas referencias a la actualidad que van desde mostrar una sociedad en la que la distancia entre ricos y pobres cada vez es más grande y como los segundos han de hacer cualquier cosa por sobrevivir, a comentarios sangrantes sobre famosos o programas de TV. Todo ello a través de chistes facilones que no dudan en abusar de la escatología y el sexo. Max habla tanto de su consolador que ya es casi un personaje más. Un aspecto curioso de la serie es esa guerra abierta y manifiesta contra los hypster, también conocidos en este nuestro blog como modernos de mierda. Es tremendamente divertido ver a Kat Denning, paladin de los modernos de mierda en EE.UU. con su encantadora cara de asco y su actitud guay, escupir veneno contra los suyos.
No es la mejor comedia del mundo y su fealdad, en casi todos los sentidos, y un humor chabacano, aunque sin llegar a ser tan desagradable como el de Dos hombres y medio,  puede jugar en su contra, pero hace de la necesidad virtud y consigue que esos defectos sean sus mayores virtudes. O te encanta o la odias, no hay punto intermedio.

Recomendada a: a quienes gusten de las historias simples centradas en extrañas y antagónicas parejas. A fans del humor fácil. 

Lo Peor: Una estética fea y anticuada, diálogos excesivamente chabacanos y de comicidad irregular.

Lo mejor: De vez en cuando los personajes dejan de ser una caricatura para mostrarse vulnerables y humanos. Los comentarios llenos de cinismo de Max, sobretodo cuando sus víctimas son los modernos de mierda.

Lo más mejor: La enorme química de su pareja protagonista.

Lo más caliente: Las tetas de Kat Denning y el cuerpazo de Nick Zano.
Si no lo digo reviento y ya saben que aquí lo carnal gusta más que a un tonto una tiza.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Cambio de look

Hoy me he levantado con ganas de cambios, así que me he armado de valor y... me he peinado el flequillo de otra manera. Eso es ser valiente y coger al toro por los cuernos... o no.
Es tan de los 90...
Supongo que mañana ya me habré cansado de tanto atrevimiento y salvajismo y volveré a peinarme como antes.

lunes, 26 de diciembre de 2011

Canción de la semana: El sol no brillará nunca más, de La casa azul

Últimamente he tenido este pequeño cajón desastre algo descuidado, al igual que los blogs que suelo leer. Esta dejadez se debe a que no he estado de muy buen humor y estas cosas, cuando no divierten y casi se convierten en una obligación como que pierden la gracia. Tras decir esto solo me queda decir que no, no voy a dejar este mundillo, sino que voy a intentar hacer ciertos cambios en Las innecesarias e inoportunas opiniones del Sr. Nocivo, básicamente porque tanto el blog como el cuerpo me piden cambios.
Esta semana nos acompaña, una vez más, La casa azul, esta vez con El sol no brillará nunca más.

No dejo de preguntarme por qué a nadie se le ocurre hacer un musical con las canciones de Guille Milkyway, las canciones por si mismas ya crean una historia.

domingo, 25 de diciembre de 2011

La felicitación del Sr. Nocivo


lunes, 19 de diciembre de 2011

Canción de la semana: Museo en llamas, de La banda municipal del polo norte.

Hoy, sin razón aparente, tengo el día tristón, así que he decidido que la canción que nos acompañará en los próximos 7 días sera Museo en llamas, de La Banda Municipal del Polo Norte (LBMPN), grupo del que ya les había hablado en el blog y que son capaces de ir de lo más sarcástico a lo más intimo sin imposturas ni melodramas. Además, les traigo una delicada y preciosa versión en acústico que muestra que muchas veces la emoción esta en la imperfección, en la sinceridad y en la sencillez. Hay otras bandas con muchos humos que deberían aprender*
Les recuerdo que la banda permite que la gente se baje gratuitamente su disco desde su página web, entren pinchando aquí.



*Como Vetusta Morla, que cada vez que intento escuchar alguna de sus canciones acabo en coma profundo de aburrimiento, cuando no me hacen salir corriendo con tanta pretenciosidad.

domingo, 18 de diciembre de 2011

Día + corto: Las Superamigas contra el Profesor Vinilo, de Domingo González Redondo

Hoy les traigo un corto que tiene unos cuantos añitos, pero eso no importa porque sigue siendo tan divertido, colorista y pop como el momento en el que se estrenó. Con Las Superamigas contra el Profesor Vinilo, Domingo González Redondo hace una parodia de la cultura popular que aúna a Las Supernenas, la serie B de artes marciales, el manga, la ciencia ficción y la música pop (la banda sonora tiene muchos temas de Guille Milkyway -La Casa Azul-)... y todo ello en apenas un cuarto de hora, no como Tarantino que necesitó dos películas (y próximamente una tercera) en Kill Bill.

Entrada patrocinada por el Sr. Corlecs.

P.S.: Me encanta ese número musical que termina siendo una práctica de karate.

viernes, 16 de diciembre de 2011

Lo que más odio de la TV en navidad

Estoy harto de ver tanto cuerpazo hormonado en los anuncios de perfumes y que no me llamen para protagonizar alguno pese a que estoy de toma pan y moja.
Reciclando dibujos... Clicken en la imagen para verla más grande.
Las películas americanas navideñas me dan grima. Siempre hay un matrimonio en crisis, un crío repipi a la par que repelente con crisis de fe en la návidad y mucho drama aunque sea una comedia familiar, pero al final resulta que Salta Claus existe, todos recuperan el espíritu navideño, los deseos se cumplen y todo el mundo es feliz forever and ever...
Lo mismo que antes, clicken la imagen para verla más grande.
¿Quien se cree los resultados de los telediarios sobre las encuestas sobre la cantidad de dinero que las familias españolas se gastaran en navidad? ¿a alguno de ustedes o de sus conocidos le han hecho esa encuesta? That's suspicious...
Sigan clickando para ver la imagen a un tamaño adecuado sin dejarse la vista.
Sigo con el telediario, me pone de los nervios cuando se creen que los críos son idiotas y rellenan con el típico reportaje  sobre la vida de Papa Noel en su cabaña, con sus renos, preparando el viaje para repartir los regalos...
Sí, he reciclado el mismo dibujo 3 veces. Hay que reciclar. Por el medio ambiente.
Un auténtico milagro navideño es que las televisiones se acuerdan de que existen personas con discapacidad, enfermas o desamparadas y deciden hacer telemaratones para recaudar fondos. Pero solo en navidades, no sea que se acostumbren. Que solo se hagan estas actividades en estas fechas le llamo hipocresía, no ayuda.
¡¡Sí!! He cambiado el dibujo. Me siento tan orgulloso de mi esfuerzo...
Y para terminar lo peor de la navidad en televisión: los horribles capítulos de navidad de Los Simpson!!11!1!1!!1
Esto es lo que me dan ganas de hacer cada vez que veo un capítulo navideño de Los Simpson...

jueves, 15 de diciembre de 2011

El arte de pasar de todo (Gavin Wiesen, 2011, EE.UU.)

Me imagino a un grupo de productores de un estudio de cine reunidos y pensando como atraer al cine a un público joven pero que no va a ver películas como Transformers. Los veo sudando la gota gorda, pensando que tipo de película deberían hacer... hasta que alguno de ellos recuerda que ese público joven que no ve transformers son los modernos de mierda, también llamados hipster, que disfrutan de las películas del festivales de Sundance. Así han nacido cintas como Nick & Norah, Juno, Buscando un beso a media nocheAlgo en común o (500) Días juntos, que han terminado siendo películas de culto. Así que deciden volver a jugar las mismas cartas y permitir que se ruede El arte de pasar de todo.
Todas estas películas tienen elementos en común: son cintas indies nacidas a la sombra de grandes productoras pero "baratas", van dirigidas desde un público juvenil/adulto joven "alternativo", sus bandas sonoras son colecciones de grupos indie-pop y todas están protagonizadas por personajes irónicos, cínicos y desencantados. El desarrollo también es parecido, empiezan como películas que intentan ser diferentes, ya sea en el punto de vista (convertir un embarazo adolescente en una comedía sabelotodo en el caso de Juno) o mediante una narración distinta (la historia de amor de (500) Días juntos contada mediante flashbacks y flashforwards), pero que en el fondo cuentan la misma historia de todas las comedias románticas, cosa que se va confirmando en el desarrollo de la historia, que poco a poco se va domesticando hasta llegar a un final que, aunque a veces huya del típico happy end, sigue siendo demasiado conformista y cómodo. Sin embargo hay algo que diferencia a estas películas: consiguen tener cierta sinceridad emocional que las convierte en películas generacionales y/o de culto.
En el caso de El arte de pasar de todo tenemos a George (Freddie Highmore) un adolescente descreído, nihilista y egoísta que ve pasar la vida sin hacer nada pese su talento para dibujar, su inteligencia y el apoyo que los profesores le brindan. Pero todo cambia cuando entra en función Sally (la sobrinísima Emma Roberts), que vuelve su mundo del revés y Dustin (Michael Angaramo -Red State-) un pintor y exalumno de su mismo instituto. Y hasta aquí puedo leer.
Photobucket
Ya les aviso que el desarrollo es el clásico chico conoce chica, chico y chica se gustan, etc, etc, etc que hemos visto en otras muchas cintas, pero los aciertos son varios y agradecidos, dejándose ver con gusto: Freddie Highmore (el niño de Descubriendo Nunca Jamás o la saga Arthur y los Minimoys) ha crecido mucho y bien, demuestra que su talento va más allá del encanto infantil y que puede llegar a ser un gran actor. De hecho si la película se mantiene es, sobretodo, por él. No es que el resto del reparto este mal (la verdad es que hasta la Roberts me gustó), es que él se los come a todos con patatas y su personaje se beneficia de ello, porque Highmore consigue que no odies a George, que no es precisamente un personaje simpático ni encantador, sino que lo comprendas e incluso te identifiques en su encrucijada existencial: seguir pensando que la vida no tiene sentido porque al final la muerte llega y nada de lo logrado a lo largo de los años importa o romper el cascarón que se ha creado para protegerse del mundo exterior y vivir su vida. A su lado el resto de personajes, incluida Sally, son algo más simples, seguramente porque ya en el guión lo son. La historia, pese a su simpleza y el desarrollo tópico, se deja ver: esta narrada con agilidad y va directa al grano, personalmente le agradezco sus ajustados 84 minutos en época de películas interminables. 
Tal vez lo que menos me gusta es el tramo final, donde se condesan la mayor parte de sus defectos ante la necesidad de conseguir un happy end al precio que sea, haciendo que la película pierda los logros conseguidos hasta el momento, tirando por el camino más convencional y fácil posible y resultando plana, amable y (auto)complaciente. Vale que ese happy end sea algo amargo, más que nada porque ya conocemos a los personajes y sabemos que no va a ser fácil, pero aún así no deja de ser un final tópico y demasiado amable.
Photobucket


Recomendada a: los que gustan de las películas románticas entre adolescentes torturados.

Lo peor: lo diferente se agota pronto y termina siendo otra película romántica más, derivando hacia un desarrollo más típico hasta llegar al final, un happy end (amargo) algo forzado y cobarde por culpa del miedo de llevar las historias hasta las últimas consecuencias. La sensación de haber visto lo mismo antes y mejor.

Lo mejor: un reparto solido en el que sobresale un fantástico Freddie Highmore y una recuperada Alicia Silverston. La sinceridad que desprende pese a todo. Nueva York. Es agradable de ver y... ¡¡Solo dura 84 minutos!!

lunes, 12 de diciembre de 2011

Canción de la semana: Toomerhead, de The Coathangers

No se de donde han salido The Coathangers, solo se que el otro día escuche varias canciones suyas en youtube y que me han robado el corazón. Soy fácil y barato y ellas han sabido encontrar la esquina del polígono donde me exhibo.
Espero estar más inspirado que la semana pasada a la hora de actualizar el blog, porque no puedo negar que estuve más aburrido que de costumbre.

 Feliz semana

P.S.: Muchas gracias a todos los que me felicitaron por mi cumpleaños en la anterior entrada ;)

domingo, 11 de diciembre de 2011

Y el momento llego... #crisisdelos30

video

jueves, 8 de diciembre de 2011

Gran Hotel

El pasado martes terminó la primera temporada de Gran Hotel, serie de época producida por Bambú para Antena3. Por si alguien no lo sabe la serie esta ambientada a principios del s. XX, en el Gran Hotel, establecimiento al que llega un joven buscando a su hermana desaparecida, razón por la cual se hará pasar por un camarero del hotel para poder investigar, viéndose atrapado entre misterios, asesinatos, ambiciones y pasiones.
Photobucket
La verdad es que la serie no puede negar que ha nacido a la sombra de la británica Downton Abbey y de la actual moda de las series de época que tanto éxito esta teniendo en los últimos años en nuestro país. La trama principal, la hermana desaparecida, también nos trae a la cabeza Twin Peaks, como cualquier serie cuya trama gira alrededor de la resolución de la muerte de una joven.
Pese a ser tan deudora de otras producciones, Gran Hotel tiene grandes aciertos.Técnicamente la serie es impecable: el vestuario, la fotografía y la banda sonora están cuidados al máximo y a la serie le favorece el estar rodada en escenarios como el Palacio de la Magdalena en vez de en platos. Además, la trama engancha y los primeros capítulos se desarrollaban a un buen ritmo. Sin embargo según a ido avanzando la serie las tramas principales han ido perdiendo ritmo y da la sensación que no se sabe que hacer con el personaje de Eloy Azorín. Uno de los aspectos más irregulares es el reparto, me decepciona enormemente que Adriana Ozores en su empeño por ser mala malísima parezca que esta estreñida  mientras que otros como Yon González o Marta Larralde están más que correctos y cumplen. Por su parte los que más destacan para bien son Concha Velasco, Manuel de Blas, Pep Antón Muñoz o Llorenç González.
En fin, que pese a que en los últimos capítulos la serie perdió ritmo y fuerza me ha gustado mucho y tengo ganas por ver como continuará en su segunda temporada.

Recomendada a: los que gusten de las series de época y de los culebrones bien hechos.
Lo mejor: la parte técnica de la serie (ambientación, fotografía, escenarios, vestuario, etc) y Concha Velasco.
Lo peor: que pese a lo corta que ha sido la temporada haya perdido fuerza y ritmo en sus últimos capítulos. Adriaza Ozores, le falta fibra.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Canción de la semana: Solanin, de Asian Kung-Fu Generation (AKFG)

Asian Kung-Fu Generation (AKFG) vuelven para volver a acompañarnos durante otra semana (ya lo hicieron cuando hable de la magnífica serie The Tatamy Galaxi cuyo opening interpretaban) y vuelven a hacerlo por otra banda sonora, en este caso por Solanin el tema principal de la película homónima, de la que les hablaré a lo largo de esta semana.
Como ya dije la otra vez esta veterana banda se formó en 1996 y desde entonces se ha vuelto muy popular gracias a un pop-rock lleno de fuerza y emociones.
Y como ahora me voy a poner al día con los blogs que leo solo me falta desearles una...
Feliz semana.

sábado, 3 de diciembre de 2011

Placeres culpables: Tu cara me suena


 P.S.: Ya saben que las cosas hechas con prisas y con un resultado cutre, como esta tira, son amor.
Blogging tips