Google Repo! The Genetic Opera (Darren Lynn Bousman, EE.UU., 2008) | Rebotando de una cosa a otra
Rebotando de una cosa a otra

Literatura, cine, cómics, televisión, música, amigurumis, anime, antropología barata, opiniones y todo lo que se me ocurra.

martes, 25 de junio de 2013

Repo! The Genetic Opera (Darren Lynn Bousman, EE.UU., 2008)

Moulin rouge ha hecho mucho daño al cine musical moderno. A ver, que nadie me malinterprete, la aceleradísima película bigger than life de Luhrmann me encantufla mucho, de hecho es uno de mis musicales (modernos) favoritos, pero eso no quita que, para bien o para mal, reformulara el musical  cinematográfico moderno. Incluso la última versión de El fantasma de la opera se vio influenciada pese a ser más clásica. Me centro que me pierdo: tal vez la película que más se ha dejado influenciar, en lo que respecta al apartado visual y técnico, es Repo! The Genetic Opera ( Repo a partir de ahora), excentricidad que nació con pretensiones de convertirse en película de culto undergroud para adolescentes emos y rockeros sin complejos.


A ver, hay tres maneras de enfrentarse a Repo:

  1. Acercarse a ella en plan sibarita del musical clásico hollywodiense, por lo que se saldrá escaldado de la experiencia, pero sintiéndose moral e intelectualmente superior a los que si han disfrutado del visionado de esta peculiar película.
  2. Verla porque se es un/a niño/a emo muy solitario/a (pese a los 1000 amigos en facebook) y con marcas de arañazos en los brazos, por lo que dará palmas hasta con los cachetes del culo, pero que olvidará la película cuando se tenga unos cuantos años más y se dejen las tonterías a un lado.
  3. Acercarse a Repo por pura curiosidad cinéfila, con ganas de pasarlo bien y sin prejuicios consiguiendo así una experiencia perfecta.
Y es que resulta que lo que hace destacar a Repo son sus carencias: con un bajo presupuesto hay que tirar de mucha imaginación y es eso lo que hace destacar la película. Puede recursos como la voz en off y las viñetas de cómic no sean originales, pero en este caso es perfecto para darle personalidad a la película y agilizar la narración; los escenarios de cartón piedra son más que funcionales y otorgan una atmósfera teatral gracias a esa mezcla entre Tim Burtom, Blade Runner y falla de Valencia que le va muy bien a una historia de tintes shakespirianos y de tragedia clásica, con un padre (Poul Sorvino) preocupado por el futuro de su imperio empresarial ante el carácter más bien... disperso (por decirlo suavemente) de sus tres hijos: un psicópata (Bill Moselley), un adicto a la cirugía plástica con dudosos resultados (Nivek Ogre) y una yonki  festeraca (Paris Hilton... sí, habéis leído bien). Aunque en realidad la película este protagonizada por Shilo (Alexa Vega intentando superar su participación en Spy Kids), quien busca resolver el misterio de su enfermedad y de la muerte de su madre a espaldas de su amado y sobreprotector padre (Anthony Stewart Head -Buffy cazavampiros-) mientras intenta sobrevivir en un mundo hostil por el que la guía Graverobber (Terrance Zdunich). Las claves de todo las tiene una cantante de opera ciega interpretada por Sarah Brightman.

La historia así contada puede parecer algo liosa... y lo es, pero mas por el montaje y los agujeros en la trama (¿escenas eliminadas?) que por una auténtica complejidad, ya que en realidad la historia es más vacía de contenido de lo que sus autores deben creer y sus personajes tampoco es que tengan un gran fondo, aunque todo es muy funcional y a la hora de la verdad esa superficialidad (enfatizada por ciertos momentos gore y de humor negro) no juega en contra de la película, sino que la aligera y la hace más llevadera.  Lo que también ayuda a disfrutarla es una banda sonora oscura de tintes roqueros, góticos y electrónicos producida por Yoshiki Hayashi, miembro del grupo de visual rock japones X Japan, que personalmente me encanta (incluida la canción al estilo Avril Lavinge); así como las teatrales interpretaciones del elenco destacando, por razones obvias, Sarah Brightman, Anthony Stewart Head (quien ya demostró su portentosa voz en un gran capítulo musical de Buffy) y Terrance Zdunich con un personaje que podría ser heredero del maestro de ceremonias de Cabaret.

Mi canción favorita de la peli, oigan.


Repo! The Genetic Opera es una película curiosa y pretenciosa, sí, pero agradecida de ver si uno va sin miedo y con ganas de pasarlo bien, porque lo que descubre es un musical de ciencia ficción con gore, dramones familiares y mucha sensualidad a ritmo de rock gótico electrónico. No es lo que debería y podría haber sido, pero lo que es ya es mucho.

Recomendada a: a cinéfilos sin miedo con ganas de ver experimentos y pasarlo bien.

Lo peor: se toma demasiado en serio a si misma. Agujeros en la trama tan grandes como el crater más grande de la luna.

Lo + peor: que por culpa de su fracaso en taquilla nunca vean la luz su 2ª y 3ª parte.

Lo mejor: todo lo demás, incluida una Paris Hilton en un papel muy cachondo a muchos niveles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar la entrada. Puedes tunear los comentarios con los siguientes códigos: enlazar (a href="url a enlazar") titulo enlace (/a). Escribir en negrita: (b) texto (/b). Escribir en cursiva: (i)texto(/i). Recuerda sustituir ( ) por < >

Blogging tips